Home » Libertad auténtica

Libertad auténtica

Una vez de regreso en tren a mi casa, por fin tuve la oportunidad de entregarme a la inmersión de tu propuesta que, esta sí, hay que tildarla de “valiente”, como tú escribes en la dedicatoria que me pones. No he de ocultarte que mi sorpresa fue mayúscula, alimentada tanto por el riesgo que la propia propuesta representa como por la intriga que planea sobre ella. Palabras, pictogramas y secuencias gráficas criptográficas, todas ellas al unísono en cada una de las no-páginas, se van sucediendo como si representasen un neo-ADN-poema. Samuel, tu No es un libro es un regalo transmite una sensación de libertad auténtica. Desde la utilización de los colores como base cromática que te permite crear una constante emocional con quien se implique con tu obra, pasando por los desarrollos pictográficos de las ideas-fuerza o palabras-emoción que vas exponiéndonos como si fueran las traviesas de una ignota vía férrea que nos llevara sin darnos cuenta hasta el infinito expresivo, todo hace de tu propuesta algo tan sorprendente como gratificante. Como te he comentado, cuando iba en el tren pasando las no-páginas de tu no-libro, se me venía a la mente esa poesía renacentista secreta, cuyas composiciones alimentaron ya en el siglo XX tendencias mucho más gráficas como lo fue el letrismo. Sin embargo, estos pensamientos no me hicieron reconocer nada de esto en tu propuesta, pero sí despertaste mi mente del diván de lo común. Por ello, además de agradecerte una vez más tu generosidad, te doy mi enhorabuena, tanto por tu arrojo como por el resultado de este.

 

No quiero robarte más tiempo, pues sólo pretendía darte cuanto antes acuse de recibo. No sé si tendrás alguno de mis libros, pero si me das una dirección postal, gustoso desearía corresponder a tu gesto.

 

Recibe un fuerte abrazo y mi amistad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *